Siempre un paso más…

Un día, el burro de un campesino cayó en un pozo. El animal gimió por horas, mientras el campesino trataba de buscar ayuda.

Finalmente, al no saber qué hacer se conformó pensando que el burro ya estaba viejo y el pozo seco y necesitaba ser tapado de todas formas. Así que realmente no valía la pena sacar al burro del pozo.

Pidió a sus vecinos le ayudara y cada uno, con una pala tiraron tierra al pozo. El burro se dio cuenta de lo que hacían y al recibir cada palada de tierra, se sacudía la tierra que le llegaba.

Quienes tiraban tierra se sorprendieron al ver los resultados. Con cada palada de tierra, el burro hacia algo increíble: se sacudía la tierra y daba un paso encima de la tierra.

Muy pronto el burro llego hasta la boca del pozo, paso por encima del borde y salió trotando.

Conclusión: Podemos salir de cualquier situación, de los más profundos pozos, si no nos damos por vencidos. Antes que el éxito llegue en la vida de una persona o empresa, es seguro que surgirán muchas derrotas temporales y quizás hasta con algún fracaso de importancia.

Cuando la derrota abruma, la actitud más fácil es abandonar. No deje que eso le suceda. Eso es lo que hace la mayoría de los fracasados. Los triunfadores, los que obtienen resultados siempre están dispuestos a dar un paso más allá del punto de la derrota.